Las Cartas del tarot sin nada que Ocultar

Las cartas del tarot son un instrumento muy utilizado por los videntes, es un conjunto de barjas con las que se puede tener algunos indicios de lo que depara el futuro en la vida de cualquier persona, un buen tarotista hace la lectura de las cartas del tarot sin preguntas extenuantes.

Es normal que se haga una que otra pregunta, ya que se debe tener algún indicio del problema con el que se está tratando o la inquietud por la que la persona acude a la consulta, pero son solo algunas preguntas, no es correcto que se realicen demasiadas preguntas y se pidan tantos detalles.

Ya que en ese caso podríamos estar tratando con algún estafador, un charlatán que solo busca enriquecerse, aprovechándose de las personas que acuden solicitando su ayuda; las cartas del tarot están conformadas por 78 cartas, estas están divididas en Arcanos mayores y menores.

Su lectura se puede hacer solo con los arcanos mayores o con ambos, pero nunca solo con los arcanos menores; estas cartas están llenas de diversas simbologías, cada una con una imagen y un significado diferente, gestos, posiciones de las figuras, los elementos que puedan tener cada una.

 

Algunos Mitos sobre la Lectura del Tarot

Han surgido ciertos mitos con respecto a la lectura de las cartas del tarot, los cuales no son ciertos, como que si consultas muchas veces el tarot esto te traerá desgracias; es un mito totalmente falso, las cartas del tarot pueden ser consultadas todas las veces que se quiera.

Sin embargo se debe tener cuidado en que la consultas no sean muy seguidas, ya que se debe tener tiempo para poder asimilar lo que se descubre, así se pueden evitar bloqueos mentales.

Otro mito es que las cartas no se pueden leer los domingos, esto es más una costumbre, ya que las cartas se pueden leer cualquier día de la semana; también nos encontramos con el mito de que la auto lectura de las cartas da mala suerte.

Pero esto no es cierto, no trae mala suerte, lo que sucede es que muchos tarotistas evitan la auto lectura ya que puede que no sean muy objetivos con la interpretación de las mismas, que no sean lo suficientemente honestos consigo mismos, para poder reconocer y aceptar las cosas que no le gustan.

Por último la carta de la muerte, esta carta no simboliza que la persona a la que se le lee el tarot va a morir, no se debe asimilar literalmente.