El lujoso tarot de Carlos VI

Existen varios tipos de tarot, el estilo en las ilustraciones ha cambiado a través de los años y obedecen al creador o a la intención de su interpretación. Uno de los mazos más antiguos es el llamado Tarot de Carlos VI, un conjunto de cartas creado en el siglo XV.

Se especula que el autor fue el ilustrador de imágenes religiosas y creador de naipes, Jaquemín Gringonneur, a petición del rey de Francia que disfrutaba de los juegos en sus tiempos de ocio, ya que en aquel tiempo se le consideraba como un juego para el entretenimiento. También se dice que proviene de Roger de Gaiqnieres quien se lo legó a Luis XVI.

 

Un tarot perdido

De este grupo de cartas se conservan sólo 17, se dice que se jugaba con mazos hasta 97 piezas y en el siglo XVII se estableció el uso de 78. Del tarot del Carlos VI sólo se conservan las cartas del emperador, el papa, el amor, el carro, la justicia, la sota de espadas, el mundo, el loco, el ermitaño, la fuerza, el ahorcado, la muerte, la templanza, la torre, la luna, el sol y el juicio.

Dichas cartas no presentan ningún tipo de leyenda y fueron cuidadosamente pintadas a mano, con un efecto que presenta a las figuras fuera del marco de la carta, lo que genera una ilusión óptica de movimiento.

Estas 17 piezas pueden admirarse actualmente en la Biblioteca Nacional de París, una muestra de los lujosos juegos que la realeza del renacimiento dejó como legado.